Es un reflejo similar al movimiento de su pierna cuando un médico la golpea la rodilla con un martillo. El hipo resulta cuando se irrita el nervio vago o una de sus ramificaciones, que van del cerebro al abdomen. Y el vago le deja saber a usted si esta irritado al pellizcar al nervio fénico, que lleva al diafragma, el musculo que está debajo de los pulmones que le ayudan a respirar. El diafragma entonces tiene un espasmo, lo que causa el hipo.

Los expertos dicen que el hipo es con mucha frecuencia una reacción a problemas digestivos comunes. Y dichosamente, generalmente no son más que una molestia. ¿Pero qué sucede en los momentos cuando parece que tenemos hipo sin ninguna razón aparente? Nadie sabe con seguridad por qué ocurren estos ataques aparentemente inocuos. Lo que los expertos saben es que incluso a los bebés les da hipo, y que el reflejo continúa, unas tres a cinco veces por año, durante toda la vida.

Se cree que los remedios caseros para detener el hipo funcionan basados en dos principios. Algunos básicamente dependen de sobre estimular al nervio vago. «Los nervios trabajan con una cantidad de sensaciones diferentes, desde temperatura a sabor». «Cuando una sensación es más abrumadora que otra, el nervio vago le dice al cerebro que hay algo más importante a que dedicarse.

 El cerebro entonces cierra la respuesta al hipo». Otros métodos, que interfieren con la respiración, aumentan la cantidad de dióxido de carbono de la sangre, y probablemente causar que el cuerpo se preocupe más de deshacerse del dióxid( de carbono que de hacer más hipos. Aquí hay algunos remedios basados en cada uno de los dos principios, que han probado su eficacia.

Métase los dedos en los oídos.

Algunos doctores Jamierdan que se meta los dedos en los oídos y no que no deseen que usted no se oiga cuando tiene hipo. Sé que algunas ramificaciones del nervio vago, bien llegan al sistema auditivo, y al estimular las inacciones nerviosas de allí, el nervio vago comienza a actuar. «La presión que usted crea en los oídos», «es similar al reflejo de arcadas que se causa cuando usted se mete un dedo en el fondo de su boca». Por supuesto, otros médicos insisten en que usted nunca se debe meter en el oído nada más pequeño que su hombro para evitar irritar o dañar el canal del oído. Por lo tanto, si usted decide probar este alivio para el hipo, hágalo con suavidad, y no meta muy profundo los dedos en sus oídos.

Asústese.

Hacer que alguien lo sorprenda puede ser el único método que abrume más que ninguna otra cosa al nervio vago. «Es parecido al método que un adulto usa para callar a un niño que no cesa de llorar. Por la frustración, el padre le puede gritar al niño que deje de llorar, y con toda seguridad, el niño va a dejar de llorar, casi al instante». Asustar al nervio vago también lo puede detener.

Endulce el hipo.

 Mary Poppins cantaba que una cucharada de azúcar ayudaba a bajar las medicinas. Pero, ¿le ayuda esto para el hipo? Algunos expertos creen que sí. «Las terminales de los nervios se sobrecargan con la sensación dulce», explica el Dr. Triadafilopoulos. Tome una cucharada de azúcar, y si puede, ponga el azúcar en el fondo de la lengua, donde se saborea el gusto a «ácido». De esta manera, la sobrecarga de la sensación del azúcar va a tener más fuerza.

Saque la lengua.

Sacar la lengua y darle untaron puede detener el hipo

Saque la lengua. Sacar la lengua y darle un tirón puede detener el hipo.

Échelos en una bolsa.

Respirar en una bolsa de papel se cree que funciona con el mismo principio que retener la respiración. Estos métodos aumentan la cantidad de dióxido de carbono de la sangre, y el cuerpo se preocupa de deshacerse de él.

Tome un antiácido. «Una o dos tabletas deberían ayudar especialmente si toma de las que contienen magnesio». El magnesio tiende a reducir la irritación y a calmar los nervios.

Coma más despacio. «La gente que come demasiado rápido tiene la tendencia a no masticar bien, lo que causa hipo». Y además de eso, usted traga más que la comida, «El arre queda atrapado entre los trozos de comida», explica. Mastique con cuidado y tome sorbos pequeños de líquidos.

No coma demasiado.

Sobrecargar el estómago con comida es otra causa de hipo. Tiene una teoría de por qué algunos trastornos digestivos desencadenan un ataque de hipo: «Si usted está comiendo demasiado o muy rápido, el hipo puede ser la manera del cuerpo para detenerlo y que no continúe comiendo en exceso, lo que le da al sistema digestivo la oportunidad de alcanzar el paso y recuperarse».

Evite comidas las condimentadas.

Del esófago Algunas (el tubo especias alimenticio) pueden irritar el recubrimiento del esófago y del estómago. A la vez también puede causar que el ácido. Del estómago se filtre hacia el esófago. El ácido adicional puede traer un tanque de hipo.

Beba solamente con moderación.

Al igual que las especias, las bebidas alcohólicas pueden causar una irritación simultánea del esófago y del estómago. Y con el tiempo, beber en exceso puede dañar el revestimiento del tubo alimenticio. Pero el alcoholismo prolongado no es la única causa. En fiestas, como a las que van algunos estudiantes universitarios, donde se desafía a la gente a que consuman grandes cantidades de alcohol lo más rápidamente posible, se puede llegar a lo que se llama ingestión aguda. El sistema digestivo no sólo se irrita con el alcohol, sino que además, los tragos grandes de éste causan que el esófago se expanda rápidamente, lo que resulta en hipo.

Párelo con cosquilla.

Hacer cosquillar en el paladar suave del cielo de la boca con un hisopo de algodón puede detener el hipo. O, si usted es del tipo de personas al que le gusta que le hagan cosquillas, es más divertido que otra persona le busque los puntos cosquillosos.

Sostenga la respiración.

 Apriétese la nariz y cierre la boca como cuando se sumerge en una piscina.

También le puede interesar:

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here